Pedro Simón

Imagen de Los Ingratos

Los Ingratos

«Nos rezaban que cuatro esquinitas tenía mi cama y que cuatro angelitos nos la guardaban, pero mi cama por lo menos tenía cinco. Y uno de ellos era una señora de campo que pinchaba cuando te daba un beso». 1975. A un pueblo de esa España que empieza a vaciarse llega la nueva maestra con sus (...)